Arrestan en los Juegos de Río a un boxeador marroquí por presunta agresión sexual

RÍO DE JANEIRO. El arresto del boxeador marroquí Hassan Saada en la Villa Olímpica de Río, es el segundo caso de presunta agresión sexual en el deporte en apenas un mes.

El 3 de julio pasado, la Policía de Finlandia detuvo a seis jugadores de la selección nacional cubana de voleibol por un presunto delito sexual en el país nórdico.

Los jugadores era sospechosos de la violación de una mujer en un hotel de la ciudad de Tampere, donde se alojaba el equipo cubano durante su estancia en Finlandia para disputar varios partidos de la Liga Mundial.

Dos días después, un juzgado de Tampere ordenó prisión preventiva para los seis jugadores cubanos: el capitán del equipo, Rolando Cepeda Abreu, Dariel Albo Miranda, Abraham Alfonso Gavilán, Ricardo Norberto Calvo Manzano, Luis Tomás Sosa Sierra y Osmany Santiago Uriarte Mestre.

Los seis están acusados de haber violado a una mujer finlandesa en un hotel de Tampere, a unos 180 kilómetros al norte de Helsinki, donde se alojaba el equipo cubano. La presunta víctima denunció la violación a la Policía local.

Un exdeportista cubano residente en Finlandia, que conversó con miembros del equipo, relató al diario “Iltalehti” que el incidente se inició cuando uno de los jugadores salió del hotel, sobre la una de la noche para fumar en la calle, y allí entabló conversación con una mujer finlandesa.

Al parecer, la mujer accedió a subir a la habitación del deportista, donde también se encontraba su compañero de cuarto.

“Más tarde vinieron a la habitación otros jugadores, pero los detalles de lo que ocurrió a partir de entonces sólo los conocen ellos y la mujer”, declaró el exdeportista, quien pidió mantener el anonimato.

La Federación Cubana de Voleibol divulgó el lunes un comunicado en el que criticó la conducta de los jugadores y aseguró que tomará “las medidas que demandan comportamientos que no se corresponden con la ética y los principios en los que (los cubanos) hemos sido educados”.

Este viernes, día de la inauguración de los Juegos de Río, el boxeador marroquí fue detenido acusado de acosar sexualmente a dos camareras en la Villa Olímpica, informaron fuentes oficiales.

“El atleta fue detenido anoche acusado de violación (como es tipificado el delito en Brasil) y permanecerá inicialmente en las celdas de nuestra comisaría”, dijo a Efe un portavoz de la Comisaría 42 de la Policía Civil del estado de Río de Janeiro.

El boxeador Hassan Saada, de 22 años e inscrito para disputar la categoría de hasta 81 kilos en los Olímpicos, fue acusado por dos de las camareras que trabajan en la Villa Olímpica de haberlas acosado sexualmente el miércoles.

Según la Policía, el boxeador llamó a las dos mujeres a su habitación para solicitar una información y, cuando estaban en el cuarto y supuestamente frente a otros dos atletas, las manoseó en las piernas y los pechos antes de que las víctimas pudieran huir.

La orden de detención provisional fue expedida por el Juzgado del Hincha y de los Grandes Eventos de Río de Janeiro tras el análisis de las pruebas recogidas por los investigadores de la Comisaría 42 de Policía Civil.

El púgil, noveno en el Mundial de Doha 2015, tiene programado su primer combate para mañana, sábado, frente al turco Mehmet Nadir Unal, pero su orden de detención tiene una vigencia inicial de 15 días.

El pasado domingo uno de los vigilantes de una empresa privada contratada para garantizar la seguridad dentro del Parque Olímpico fue arrestado acusado de haber acosado a una bombero en el Velódromo Olímpico.

El vigilante, al parecer, aprovechó el momento en que la bombero dormía en un alojamiento para tocarle los pechos.

Los casos de prisión son raros durante los Juegos Olímpicos. Hace cuatro años, en los de Londres fue arrestado el remero Joshua Booth, de 21 años, que fue expulsado, además, del equipo australiano por romper dos ventanas de un establecimiento comercial en el barrio de Egham, en estado de ebriedad. Tuvo que pagar los desperfectos antes de ser liberado.

En los Panamericanos de Toronto 2001, varios atletas brasileños fueron acusados de abuso sexual contra una mujer canadiense en el domicilio de ésta y el caso está todavía pendiente de resolución judicial.



Source: deporte