Atletas derrotados por rivales dopados esperan sus premios

MOSCÚ. Han pasado siete años desde que participó en el campeonato mundial de atletismo en Berlín, y Olive Loughnane todavía no ha recibido el dinero que le corresponde.

Ello se debe a que la ganadora de la caminata de 20 kilómetros no fue la irlandesa, sino la rusa Olga Kaniskina. Pero Kaniskina, quien luego fue descalificada por dopaje, no ha devuelto ni la medalla de oro ni los 30.000 dólares que ahora le corresponderían a Loughnane.

“Tengo tres niños pequeños”, dijo Loughnane. “Tendrán que ir a la universidad, y ese dinero no es insignificante. Como atleta yo no gané lo suficiente como para poder jubilarme”.

Los atletas que fueron derrotados por competidores que se habían dopado no sólo fueron privados de su momento de gloria en el podio escuchando el himno de su país, sino en muchos casos del dinero en efectivo que les correspondía. En los casos de cuatro atletas dopados de Rusia y Bielorrusia que no han devuelto el dinero, el total adeudado a decenas de atletas podría ascender a 410.000 dólares, según comprobó una investigación de la Associated Press.

Se estima que el problema irá empeorando a medida que aumentan los nuevos análisis de dopaje de atletas años después de que compitieron. Unos 100 atletas de diversas disciplinas han sido despojados de títulos conseguidos en los olímpicos del 2008 y del 2012 debido a que controles con nuevas tecnologías determinaron que habían usado sustancias prohibidas.



Source: deporte