Atletas que dieron positivo una vez causan malestar en Río; "Sun Yang mea violeta" dijo el francés Camille Lacourt

RÍO DE JANEIRO, BRASIL. Sun y Efimova ya son plata y Gatlin y Park están a punto de entrar en acción pero mientras, el malestar crece cada día más en los Juegos Olímpicos de Rio-2016 a medida que antiguos dopados se cubren de gloria.

“Cuando veo el podio de 200 metros libres, me dan ganas de vomitar. ¡Sun Yang mea violeta!”, se indignó Camille Lacourt, quinto en la final de los 100 m espalda, resumiendo sin tapujos la incomodidad de muchos nadadores.

La participación de deportistas suspendidos en el pasado por dopaje se ha convertido en unos días en un tema molesto en Rio de Janeiro.

La responsabilidad la tiene el Comité Olímpico Internacional (COI), cuya decisión de no excluir a todo el equipo ruso de los Juegos de Río acabó volviéndose contra él.

El COI condicionó la presencia de deportistas rusos a un requisito inesperado: la exclusión de los que fueron sancionados en el pasado por dopaje, incluso si ya cumplieron su suspensión.

Primer escollo: este criterio no es legal. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) retocó la idea aceptando los recursos de numerosos deportistas rusos afectados.

Es el caso de Yulia Efimova, fue suspendida 16 meses en 2014 por consumo de esteroides y recientemente volvió a dar positivo por el controvertido Meldonium, pero estará en Río.

Segundo problema: el criterio es injusto. ¿Por qué aplicarlo sólo a los rusos cuando el dopaje es universal?

Es el caso del chino Sun Yang, que dio positivo en 2014 y fue suspendido tres meses, su presencia en la piscina de Río ha suscitado las críticas de algunos adversarios.

Pero lo peor probablemente está por llegar.



Source: deporte