El Big Papi llega encendido a su último Juego de Estrellas

SAN DIEGO. David Ortiz se apresta para participar en su último Juego de Estrellas, pero dice que no está para nostalgias. Tiene razón, con el talento que prodiga a sus 40 años, su presente es tan brillante que refrena cualquier impulso por mirar al pasado.

El toletero dominicano no será uno de esos jugadores que disputen su último clásico de mitad de temporada como una figura más bien simbólica, a la que deben rendirse honores pese a que sus mejores años han pasado. De hecho la primera mitad de su campaña ha sido espectacular, incluso para sus estándares.

Acumula 22 jonrones, 72 carreras producidas y 91 imparables en 292 turnos, para un promedio de .426 y un slugging de 1.107.

“No hay nostalgia, creo que yo he alcanzado cosas muy bonitas, que no todos los jugadores pueden alcanzar, he gozado mi carrera y todo marcha a plenitud”, comentó Ortiz el lunes, en su encuentro con la prensa, un día antes del Juego de Estrellas. “Me siento bien, ahora mismo, disfrutando este último Juego de Estrellas que será para mí… Más que contento por pertenecer a ese roster de la Liga Americana y por la temporada que estamos teniendo con Boston”.

El “Big Papi” no está esperando homenajes durante el encuentro. Quiere pasarla bien.

“Trataré de divertirme y de cerciorarme de hacer lo mejor posible. Pasan muchas cosas buenas en el Juego de Estrellas”, comentó.

Pero en lo que resta de la temporada, sus miras son altas. Tanto, que podría lograr la mejor campaña de despedida que se haya registrado en la historia de las mayores.

La mayoría coincide en que ese honor corresponde hasta ahora al legendario Ted Williams, quien se despidió del béisbol en 1960, a los 41 años, con un promedio de .316, 29 vuelacercas y 72 impulsadas. Ortiz ya lo alcanzó en uno de esos rubros, y los otros parecen a su alcance.



Source: deporte