El cubano Manrique Larduet es una promesa latinoamericana de medalla en Rio-2016

LA HABANA. El gimnasta cubano Manrique Larduet, considerado la gran promesa de la isla en su disciplina deportiva, a sus 20 años recién cumplidos asegura que cumplió el “sueño” de su vida al clasificarse para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con su brillante segundo puesto en los Mundiales de Glasgow, Escocia, disputados en 2015.

“El pequeño gigante”, como le llama la prensa deportiva de su país, se proclamó subcampeón mundial en Glasgow del concurso completo, solo superado por el seis veces campeón universal Kohei Uchimura, de Japón. También ganó la medalla de bronce en la especialidad de barra.

“Me propuse que iba a ser el primer gimnasta cubano en alcanzar una medalla olímpica y pienso que si continúo entrenando y haciendo caso a las orientaciones de mis entrenadores, entonces los resultados vendrán”, ha declarado el gimnasta, de 1,58 m. de estatura y 63 kilogramos de peso.

La meteórica carrera deportiva de Manrique Larduet comenzó a los cinco años en Santiago de Cuba, la ciudad oriental donde nació el 10 de julio de 1996.



Source: deporte