Escogencia de pitchers marcó el ritmo del draft

santo domingo. El draft de peloteros nativos e importados resultó en la escogencia de 21 lanzadores de los 30 jugadores que estuvieron disponibles para los cuatro equipos que el martes comenzarán la batalla de la ronda semifinal, que comienza mañana.

El consenso entre la plana ejecutiva, al ser consultada, mostró que todos los equipos encontraron sus necesidades, salvo raras excepciones.

La escogencia del jardinero Aneudy Tavárez marcó sorpresa, pero los Gigantes, que escogieron primero en el draft de nativos, necesitan poder ante la pérdida de Ramón Torres y el regreso, seguro, pero sin fecha, de Hanser Alberto. Dejar pasar a Wirfin Obispo, capturado por el Licey, guarda sentido para los Gigantes, ya que aguardan por el cerrador Jeurys Familia, destinado para sólo 10 partidos.

El Licey, que tocó el segundo turno, además de Obispo, que ayudará esa debilitada parte de la cola de lanzadores, se quedaron con el lanzador abridor Evan McLane, que tanto daño les hizo lanzando para las Estrellas.

Las Águilas, tercero en el orden, sumaron a Edgar Arias, Preston Claiborne, un lanzador que fortalece su bullpen, aunque desistieron de Evan MacLane. El Escogido, los campeones nacionales, se armaron con los relevistas Héctor Neris, Jumbo Díaz y el abridor Brian Evans. Los importados fueron seleccionados por lotería de los equipos. Ningún equipo puede inscribir más de 10 jugadores extranjeros en su nómina.



Source: deporte