Nadal sortea sin apuros su debut en el US Open y Puig cae en primera ronda

NUEVA YORK. De vuelta a un Grand Slam luego de tres meses, Rafael Nadal apuró el paso al vencer el lunes 6-1, 6-4, 6-2 al uzbeco Denis Istomin en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos de tenis.

Con su muñeca izquierda cubierta con una venda, el cuarto cabeza de serie gestionó el partido sin mayores sobresaltos en el estadio Arthur Ashe. Catorce de sus 21 winners fueron con su forehand, que no pareció evidenciar los problemas con la muñeca que provocaron su retiro tras superar la segunda ronda del Abierto de Francia y le obligaron a perderse Wimbledon.

“No es fácil estar sin competir dos meses y medio en medio de la temporada sin poder pegar una forehand”, comentó Nadal. Necesito recuperar la confianza con mi muñeca”, añadió. “Está cerca, porque la siento mucho mejor cada. Es algo muy importante para mí. Necesito recuperar el movimiento normal con el forehand. No tener miedo”.

La victoria del español ante el 107 del ranking fue un trámite de rutina, pero no faltaron sorpresas en la primera jornada.

Para la flamante campeona olímpica Mónica Puig, su primera experiencia con cartel de cabeza de serie en un Grand Slam acabó prematuramente. La puertorriqueña, 32da preclasificada, cayó 6-4, 6-2 ante la china Zheng Saisai.

“Había mucha presión, muchas expectativas”, admitió Puig, primera deportista boricua en conseguir un oro olímpico. “Nunca había estado en esta situación, estoy navegando nuevas aguas, por nuevos terrenos. Una vez se convierta en algo habitual, me sentiré más cómoda”.

Nadal exhibió frescura en su juego tras su intenso rodaje en los Juegos Olímpicos de Río, su primera competencia tras las molestias que le frenaron a mitad de curso. No jugaba en un Grand Slam desde su triunfo ante el argentino Facundo Bagnis, el 26 de mayo, en Roland Garros.

“Quise jugar un partido sin complicaciones, con poco tiempo”, destacó Nadal, quien tendrá como siguiente rival al italiano Andreas Seppi.

El comienzo del certamen se dio bajo cielo soleado. Dado que no se pronostica lluvia para los próximos días, podría retrasarse el estreno del techo en el Arthur Ashe.

La nueva estructura costó 150 millones de dólares y puede cerrarse en unos siete minutos. Los organizadores del certamen han señalado que se empleará sólo “en caso de tiempo inclemente o ante una gran probabilidad de que éste se presente”.

Solo para mostrar la novedad, la Asociación Estadounidense de Tenis cerró y abrió el techo previo a la sesión nocturna.

En la cancha Louis Armstrong, adyacente a la principal, la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza sufrió con el calor, de 35 grados centígrados (95 F) antes de exigirse tres sets para acceder a la segunda ronda. La campeona del último Roland Garros tuvo que recibir tratamiento de un kinesiólogo al quejarse que no podía respirar tras perder el primer parcia ante Elise Mertens, una belga de 20 años que debutó en un Grand Slam tras superar la fase previa.

“Me ha como una especie de mareo, fue como el calor y no podía respirar”, contó Muguruza tras imponerse 2-6, 6-0, 6-3. “Nunca caigo presa del pánico. Siempre tengo fe que tengo una oportunidad, que puedo pelear. Aunque esté perdiendo 4-1, siempre intento darle la vuelta a las cosas”.



Source: deporte