Schooling le agua la fiesta en los 100 metros mariposa a Phelps, que tuvo que compartir la plata

RÍO DE JANEIRO. El nadador de Singapur Joseph Schooling protagonizó la gran sorpresa de los Juegos Olímpicos de Río, tras arrebatar la medalla de oro al estadounidense Michael Phelps en la final de los 100 mariposa.

Un “maracanazo”, que dejó momentáneamente en silencio el estadio acuático de Río, que aguardaba el triunfo del norteamericano, que buscaba su vigésimo tercer medalla de oro en la que fue su última prueba individual en unos Juegos Olímpicos.

Pero Schooling, que ya había advertido de sus intenciones tras marcar el mejor tiempo tanto en las series como en las semifinales, no estaba dispuesto a rendirse sin pelear ante la leyenda viva que es ya Michael Phelps.

De hecho, Schooling, al que entrena el medallista español Sergi López, ya aventajaba en 52 centésimas al paso por los primeros 50 metros al nadador estadounidense.

Una diferencia que Phelps no sólo no pudo recortar en el último largo, sino que vio como crecía y crecía hasta llegar a las 75 centésimas por las que finalmente Joseph Schooling, que estableció un nuevo récord olímpico con un tiempo de 50.39, se impuso finalmente al estadounidense.

La misma distancia a la que llegaron el sudafricano Chad Le Clos y el húngaro Laszlo Cesh, que compartieron la plata con Michael Phelps, tras firmar los tres un idéntico crono de 51.14 segundos.

Igualmente sorprendente fue la derrota de la húngara Katinka Hosszu, que se quedó sin poder completar el póquer de oros que buscaba en Río, tras tener que conformarse con la medalla de plata en la final de los 200 espalda al verse superada por la estadounidense Maya Dirado.

Hosszu, que hasta ahora contaba por oros sus presencias en la piscina del estadio acuático, se vio sorprendida por el excepcional último largo protagonizado por la norteamericana, que logró adelantar a la magiar tras una emocionante remontada.



Source: deporte