Boncó Quiñongo y Aquiles Correa llenan de humor hoy La Ruleta

SANTO DOMINGO. A Boncó Quiñongo, que tiene 27 años de carrera, se le entra directo: “¿Qué bolá con tu cake?”, una manera de preguntar en el argot callejero: “¿Qué hay de nuevo?, ¿Cómo va la vida?”. El humorista cubano de 27 años en el arte ríe y agradece el gancho.

Este viernes de noche se presenta junto a Aquiles Correa en La Ruleta, bajo la producción de Randy Holguín.

“A Correa lo conocí cuando comencé a venir a República Dominicana, y como él estuvo un tiempo en Cuba, conoce bien nuestra idiosincracia. Ahora, lo conocía desde antes cuando vi Sanky Panky. Todos los cubanos los conocimos por esa película a ellos. Jochy Santos nos presentó, y siempre ha ido a mis shows. ¡Hemos hecho tremenda buena química y decidimos por mediación de Randy hacer un show, aprovechando que esta semana vine de producción del programa radial “Gozando de 3 a 5””, afirma el popularísimo comediante cubano radicado en Miami desde hace algunos años.

Boncó desea poder visitar el país, aunque sea una vez al mes, para hacer shows, televisión y radio, por supuesto. Pero mientras tanto se consuela con estar diariamente desde Miami en el nuevo proyecto radial. “Este es un buen mercado. Estoy trabajando mucho en Colombia y Nicaragua. El objetivo es trabajar la internacionalización”, explicó.

Boncó se afinca en Martí para justificar su apego a lo cubano: “El dijo que no hay nada más internacional que lo puramente nacional. Y es verdad, porque yo no he tenido que cambiar, aunque siempre hay cositas que ajustar, en vez de cinto decir correa, por ejemplo”.

“¿Qué bola, asere pasó de ser una frase que probablemente degradaba a la persona que lo decía, a ser una frase que identifica a los cubanos. Hasta Obama lo dijo”, argumenta.

“Para hacer el stand up comedy y para hacer mis rutinas yo uso el recurso de que soy cubano, que soy negro, que soy un emigrante y un luchador. Y eso es lo que te hace cercano”, dijo.

Las entradas para el show “Interneg…” cuestan RD$500 en preventa y RD$800 en la puerta.



Source: Farandula