Cultura busca silenciar el Coro Nacional, dicen sus integrantes

En un silencio sepulcral que sólo fue interrumpido para dirigirse a los medios de comunicación para explicar sus demandas, una veintena de integrantes del Coro Nacional de la República Dominicana se aglomeraron en la explanada del Palacio de Bellas Artes para hacer público lo que consideran una violación a sus derechos al ejercer en su contra: “Medidas arbitrarias por una supuesta desconcentración de la institución”.

“El Coro Nacional tiene la necesidad de acudir a los medios porque se está lacerando la integridad y la moral del artista actualmente con el proceso de desconcentración que está pasando en el Ministerio de Cultura, donde se le está entregando a Bellas Artes ciertas autorizaciones que no tenía anteriormente a nivel administrativo y de presupuesto”, explica Alberto Durán, vocero del grupo.

Según sus palabras, en este proceso no ha habido una documentación formal de las autoridades correspondientes, sobre esta situación, sólo una comunicación en la que se dice que los retrasos en los pagos se deben al citado proceso de desconcentración. Pero no detallan -asegura- las medidas que se tomarán a partir de estos cambios. “Tras bambalinas solo se habla de aplicación de un cambio arbitrario de horario y de jornada laboral que tendríamos que acatar de manera inmediata”, señaló Durán

Lamenta que, el artículo número 48-01 de Función Pública no contemple al artista, de manera que, de ser cierto, dicen que “estarían obligados a asumir un cambio de horario de nocturno a diurno y vespertino, el cual el Coro Nacional ha mantenido como un derecho adquirido durante 64 años ininterrumpidos”, reiteró.

Y continuó: “Se habla de asumir jornadas de docencia, lo cual es absurdo, ya que fuimos contratados mediante un concurso por oposición como cantores no como docentes, el cambio de horario implica el desmembramiento casi total del coro, pues la mayoría tenemos otras actividades laborales. Este cambio generaría un caos en casi todos los grupos artísticos y de difusión, pues al igual que el coro, por su condición trabajan en horarios especiales”, argumentó.

Y retoma: “Cambios de esta naturaleza precisan de una logística, recursos y tiempo para ejecutarlos”, estimó el músico.

“En virtud de que el Coro Nacional tiene 64 años ensayando en un horario de 7:00 a 9:00 de la noche y en virtud de que, durante muchos años hemos estado recibiendo una remuneración prácticamente insostenible nosotros nos hemos visto en la necesidad, y estamos amparados por la ley de recurrir a otros empleos y otras entradas, una excepción que en nuestro caso está previsto”, reiteró Alberto.

Desde que inició el proceso de desconcentración no están recibiendo los pagos con la normalidad de antes, así lo dicen varios de los demandantes.

“Este proceso que está pasando Bellas Artes ha dificultado los pagos reglamentarios, tanto del mes de enero como el de febrero, este último mes fue pagado hace sólo dos días, y eso ha hecho que las aseguradoras de salud y de riesgo laborales no hayan devengado la parte que le corresponde, y eso ha inhabilitado el seguro, dejándonos a 53 personas sin la cobertura del seguro”, expresó el corista.

Y exigen “una comunicación formal administrativa, porque sólo tenemos declaraciones y comentarios a nivel verbal del director general en una reunión que sostuvimos respecto al cambio de horario y la duplicidad de tarjetas, desconociendo esta parte de la ley que nos ampara como difusores culturales, obligándonos y orillándonos con estas medidas a renunciar al Coro Nacional o las otras entradas”.

“El artista vive del pluriempleo, y lamentablemente se nos está midiéndonos como un empleado normal, somos Patrimonio Nacional, según la Unesco”.

Hay muchos de los miembros del coro que por su condición trabajan en otros grupos artísticos en horarios diferentes, algo que no podrían seguir haciendo si llega a instituirse lo referido en las nuevas medidas, obligándolos a cumplir con la ley que prohíbe la duplicidad de funciones, pero que en su caso están exentos de esta normativa por el tipo de empleados que son, tal como se refiere a continuación: “La ley establece en el artículo 80 ordinal 5 lo siguiente: Queda prohibido aceptar designación para desempeñar en forma simultánea más de un cargo en el Estado, salvo,-como es el caso del coro-, cuando se trate de labores docentes, culturales, de investigación y las de carácter honorifico”, señalan.

Según lo expresado, este proceso ha sido justificado porque buscan ahorrar energía durante la noche, lo que según ellos no se entiende, porque la mayoría de las obras de teatro y eventos se realzan en horario nocturno.

Los integrantes del Coro Nacional tienen un horario de martes, miércoles y viernes de 7:00 a 9:00 de la noche para los ensayos, y cubren todas las actividades en que sean requeridos, sin importar el día, “algo que no está contemplado por la ley ni se le paga por las horas extras”.

En el 2015, Ministerio de Cultura dispuso un reajuste de salario para los profesores tras un proceso de huelga que se extendió por más de siete meses.

“Se hizo una revisión del pago por hora, el cual en lo adelante será de 625 pesos la hora, por lo que entendemos que los profesores recibirán una remuneración ajustada con sus servicios profesionales. Los docentes podrán trabajar un mínimo de seis horas a la semana y un máximo de 12”, comentó Germán.

El funcionario indicó que, sin incluir los incentivos, un profesor recibirá un salario mensual de RD$32 mil. Mientras los que sólo pertenecen al coro, sin funciones docentes devengan RD$20 mil.

El Coro Nacional fue fundado el 1 de marzo de 1955, como una dependencia de la Dirección General de Bellas Artes.

Ha realizado giras por Puerto Rico, recibiendo grandes elogios por sus actuaciones en las Universidades de: Río Piedras, Mayagüez y San Sebastián de Ponce; así como en el Centro Cultural y la Catedral de San Juan. Ha cantado en el Palacio Nacional y la Alianza Francesa de Haití. En New York, Estados Unidos, se presentó en la Catedral de San Patricio y en el famoso Carnegie Hall.

De manera especial, en el célebre Festival Casals, en el Auditorio de Bellas Artes, Santo Domingo D. N., 1972, interpretó el Himno a la Paz, bajo la batuta de su autor, el consagrado maestro, violonchelista Pablo Casals.



Source: Farandula