Enfermedad de Chagas: un tratamiento nuevo

La enfermedad de Chagas, descrita hace más de cien años por Carlos Ribeiro Justiniano Das Chagas en Brasil, afecta a los pueblos más pobres de América Latina, no tiene vacuna y el tratamiento actual, además de costoso, tiene muchos efectos no deseados. Es una enfermedad potencialmente mortal producida por un parásito conocido como treponema Cruzi diseminado en más de 20 países.

Se transmite a los seres humanos por las heces de insectos o chinches, y en su fase aguda se caracteriza por fiebre, cefalea, palidez, dolores musculares, dificultad respiratoria y dolor abdominal y torácico. En su fase crónica, a largo plazo, puede producir trastornos cardiacos y digestivos (agrandamiento del esófago y del colon) y neurológicos. Con los años puede producir muerte súbita o insuficiencia cardiaca por destrucción del músculo del corazón, y es la responsable de infectar a más de 20 millones de personas y matar a más de 50 mil niños y adultos cada año.

En los últimos años, las migraciones y los viajes intercontinentales se han encargado de exportar la enfermedad fuera de América Latina, y ya se están reportando casos de Chagas en Alemania, Australia, Canadá, España, Francia, Italia, Japón y los EE.UU. Esto ha motivado el inicio de la investigación de la enfermedad en Argentina, Brasil (país que la investiga desde hace muchos años), Canadá, Colombia, Francia y los EE.UU. Y, ya existe un proyecto sobre el genoma del treponema Cruzi dirigido por el Instituto de Investigación Biomédica de Seattle, EE.UU., y el instituto Karolinska de Suecia.

En este contexto, tenemos una noticia reciente (10/8/2016) muy alentadora extraída de la revista científica “NATURE”. Investigadores de la Universidad de York, Reino Unido, después de haber probado millones de compuestos fabricados por la empresa farmacéutica Novartis, han descubierto un medicamento que podría tratar la enfermedad de Chagas, la Leishmaniasis y la enfermedad del sueño, tres enfermedades producidas por parásitos similares, responsables de tanta enfermedad y tantas muertes en el mundo.

Los científicos han identificado un compuesto llamado GNF 6702 que podría atacar a estas tres enfermedades, gracias a que destruye los proteosomas de los parásitos sin producir apenas efectos secundarios.

Las migraciones, los viajes intercontinentales, en fin, la globalización, ha producido algo que no deseábamos y que nos beneficia al mismo tiempo: el contagio y la transmisión de una enfermedad que mientras solo afectaba a los más desamparados de América latina, se conocía como una “Enfermedad Desatendida”. Esperamos que a partir de ahora sea distinto.



Source: Farandula