Esofagitis cáustica: manejo y tratamiento

SANTO DOMINGO. Son accidentes domésticos previsibles. Sin embargo, la doctora Noldis Naut, directora del Hospital Pediátrico Doctor Hugo Mendoza, dijo que los casos de lesiones en el esófago en niños por ingesta de químicos se han incrementado.

Estos agentes: plomerito, cloro, desgrasantes, descalin, “ácido del diablo”, entre otros químicos, son los que los niños toman por accidente con más frecuencia en las casas, creándoles un estado inflamatorio que puede lesionar directamente las paredes del aparato digestivo, en particular el esófago y el estómago.

La doctora Naut dijo que estas son sustancias altamente alcalinas que se usan como detergentes muy potentes. “Estos tipos de accidentes domésticos han ido en aumento porque se dan en estratos muy bajos, son estas personas que necesitan usarlos y no lo adquieren por el costo, buscan pequeñas cantidades y lo almacenan en frascos atractivos para los niños, entiéndase botellas de agua o refresco”.

Asimismo, explicó que el niño no llega a intoxicarse, “como es una sustancia abrasiva le crea una serie de quemaduras al instante con el contacto de la mucosa oral y labios, la primera lesión es la quemadura en la mucosa oral y el esófago”.

Expresó que la ingesta de estas sustancias continúa siendo un gran riesgo a escala mundial y es catalogada como una emergencia médico-quirúrgica grave. “La evolución clínica debe ser cautelosa, y es un reto para los cirujanos, porque tienen que decidir al tratamiento más eficaz para prevenir las complicaciones”, precisó.

La literatura internacional resalta que las cifras de estos estudios revelan que alrededor de un 5% de todos los accidentes domésticos se producen por la ingestión de sustancias cáusticas. Teniendo en cuenta que en un 30% de los casos se producen quemaduras cáusticas; que un 50% aproximadamente van a terminar en estenosis esofágicas y que representa un costo superior a los 500 mil pesos por paciente.



Source: Farandula