La danza se apodera del verano

santo domingo. A los 14 años Jonás Alberto Padilla decidió seguirle los pasos a sus hermanos mayores, quienes pusieron a la danza como el norte de sus vidas.

Hoy, a la edad de 23, culmina sus estudios (junto a otros tres compañeros) en la Escuela Nacional de Danza, entidad que este fin de semana realizará el espectáculo “Danzas en verano” como parte de la graduación de sus estudiantes.

Durante cuatro años, Jonás se ha transportado del sector Guachupita, donde reside, para asistir todos los días a tomar clases a pesar de que en sus palabras esta es una sociedad nachista: “Lamentablemente vivimos en una sociedad en la que el hombre no puede bailar, pero todos podemos bailar, todos podemos hacer las mismas cosas”.

Jonás es uno de los 35 estudiantes masculinos de Endanza (allí las chicas suman 215) que han ido contra esa corriente. ¿Su frase ante tal adversidad? “El que no se arriesga no gana”.

Marinella Sallent, directora de Endanza, afirma que la concentración, el respeto, la disciplina, perseverancia, compromiso, responsabilidad y solidaridad están presentes en la educación artística, lo que a su juicio ha permitido mantener alejado a estos chicos de situaciones de riesgo por ser de sectores vulnerables de la sociedad: “Su formación les da movilidad social, tienen otra perspectiva, otra visión”.

Sallent explica que el movimiento mundial educativo está girando alrededor de la educación artística y que República Dominicana no escapa a esta realidad: “El Ministerio de Educación ahora le está dando importancia porque definitivamente desarrolla a un mejor ser humano en todo el sentido de la palabra”.

En esta escuela, dependencia de la Dirección General de Bellas Artes y el Ministerio de Cultura, las chicas suman 215, por esta razón en 2015 fue aceptado un grupo especial de estudiantes masculinos. Los más aventajados pert enecen a un programa de incentivos (dieta, pasaje y vestuario) apadrinado por el Patronato Dominicano por la Danza para mantenerlos como alumnos.

“El año pasado se graduaron seis, de los cuales cuatro se fueron a España a realizar una licenciatura en Pedagogía de la Danza”, asegura Sallent.

Este año serán cuatro. Jonás, uno de ellos, bailará ante el público que se den cita hoy y mañana en el Palacio de Bellas Artes. Allí le verán, junto a estudiantes de nivel inicial e intermedio, interpretando piezas de danzas clásicas y contemporáneas (en la primera parte del evento), así como piezas folclóricas (en la segunda parte).



Source: Farandula