La orquesta tailandesa de los niños ciegos

PHAK CHONG. Varaporn Dasri, una niña tailandesa de 13 años, es ciega y tiene dificultades para socializar, pero cuando toca el violín o canta en la Orquesta Tailandesa de Ciegos parece que su discapacidad se desvanece al son de la música.

Sentada sobre un taburete de plástico, Varaporn entona una canción tailandesa rodeada de más de una docena de niños y adolescentes con violines, violas y violoncelos durante un ensayo en Phak Chong, un distrito en la provincia de Rakhon Ratchasima (este).

“No importa la oscuridad en el mundo, que no tenga miedo el corazón/ Mantén la cara sonriente, tiñe el corazón con música/ ¿Por qué temer a nada? Sonríe”, canta en tailandés la menor, con una sonrisa.

El verso pertenece a una canción que trata sobre personas ciegas titulada “Smilling”, a la que puso música el mismo rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej.

Los jóvenes ciegos ensayan un amplio repertorio de canciones, que incluyen temas de Jason Mraz, Mozart o Beethoven, para un concierto y musical que presentarán los próximos 11 y 12 de septiembre en Bangkok.

La Orquesta de Ciegos Tailandeses, en la que participan en total unos 90 menores de entre 8 y 16 años, forma parte de un proyecto que empezó hace dos años para permitir a niños con discapacidad visual desarrollarse a través de la música.

El artífice de la idea fue Alongkot Chulaew, director del Fondo de Conservación e Investigación de Elefantes Tailandeses, centro que, entre otras actividades, organiza excursiones de niños con discapacidad para mejorar sus habilidades psicomotrices y sociales.



Source: Farandula