Nathalie Peña Comas, una voz que conmueve

Entró como una princesa al Museo de las Casas Reales. Le di un beso y admiré su belleza.

Luego alguien le pidió que cantara una canción y sin hacerse de rogar nos miró a todos y nos dedicó “O mío babbino caro de Puccini”.

Aún no podía creer lo que escuchaba, una bella voz, profunda, llena de matices, fuerte, me hizo temblar de pies a cabeza. Ante mí una extraordinaria cantante lírica me emocionaba.

La aplaudí con pasión. Otro día, en otro lugar, nos deleitó con su canción taína Bibi Tureygua en lengua taína a la Virgen de la Altagracia. Esta vez al solo escucharla sentí que nuestro país tenía una bella estrella en el firmamento operístico del mundo.

No dudé ni un segundo en someterla a mi interrogatorio. Ella, con toda humildad, accedió y me regaló su más espléndida sonrisa

Ser mujer es… un acto de valentía, fortaleza y amor incondicional.

La música te… libera, me permite expresarme; sana.

Este país… es un misterio. Acontecimientos extraordinarios y de trascendencia ocurren o provienen de esta parte de la isla. Una tierra llena de talento, creatividad, fe, pasión y voluntad. ¡República Dominicana es tierra sagrada y bendita!.

Estudias para… superarme a mí misma; ser más auténtica, real, más humana; estudio para ser mejor cantante e intérprete y en cada entrega ser una artista más completa y darle lo mejor al público.

Viena es…el lugar en el que me reconecté con el canto. 18 años atrás una maestra en Santo Domingo afirmó que yo no reunía las condiciones para ser cantante, confieso que esto me destrozó porque dentro de mi sentía muy fuerte que debía cantar. Afortunadamente en Viena recibí el apoyo para realizar este sueño.

Cuando cantas sientes que… me “hago a un lado” y permito que “algo” cante a través de mí. Puede sonar extraño, pero así lo siento.

El mejor público es… aquel que “apaga” el cerebro y “abre” el corazón cuando está en un concierto. Así recibe todas las emociones que el artista se muere por compartirle.

Te avergüenza que… hoy día, en pleno siglo XXI el ser humano aún recurra a métodos tan arcaicos, obsoletos, como la guerra, que a pesar de tan acelerada evolución tecnológica y científica, la evolución de las conciencias y la compresión del amor y la paz llevan un ritmo más pausado.

¿Dónde está tu corazón?… en cada tono que canto.

Feminista o… nada de eso. Sí defiendo la igualdad entre los géneros. Todos tenemos los mismos derechos y merecemos el mismo respeto y las mismas oportunidades. Las capacidades, talentos y aportes no pertenecen a un determinado sexo.

El futuro… no existe; solo existe un eterno presente.

Amas… lo auténtico, lo nuevo, lo sencillo, lo espontáneo, lo alegre. El trabajo, el respeto, la honestidad, la humildad, la lealtad, la transparencia, la integridad y la responsabilidad. Compartir, conocer y aportar. Los sonidos, los colores, el silencio, la naturaleza, la música, mi familia, mis amigos, dormir, cantar y… comer.

La familia te… Ama y apoya. Agradezco infinitamente por la hermosa familia que me acompaña en existencia. Me considero un ser afortunado, privilegiado y bendecido.

Quieres ser recordada como... Nathalie Peña Comas



Source: Farandula