Raúl de Molina entrevistó a los hijos de Juan Gabriel y aclara por qué lo cremaron

CIUDAD JUAREZ. Este lunes las cenizas de Juan Gabriel serán expuestas en el Palacio de Bellas Artes de México, gracias a las facilidades brindadas desde el primero momento por el presidente de ese país Enrique Peña Nieto.

Se espera que el martes, si no se decide dejarlas un día más allí, serán devueltas a Ciudad Juárez, donde reposarán en la chimenea de la Casa Museo del Divo de Juárez, según expreso deseo del artista.

El viernes pasado, el cubano americano Raúl de Molina, del popular programa “El Gordo y la Flaca” obtuvo la primicia de entrevistar a los hijos de Juan Gabriel, quienes revelaron por qué incineraron al cantante en Estados Unidos. La entrevista, que aun no ha sido transmitida por completo, y un fragmento de la cual ha sido compartida el jueves en YouTube, muestra a unos hijos compungidos, con evidentes y continuas muestras de dolor, sobre todo por parte del más cercano al Divo de Juárez, Iván Gabriel Aguilera.

Raúl de Molina aportó detalles de su conversación con la familia de Juan Gabriel al noticiero Univisión, dijo que casi todo el tiempo quien habló fue Iván “el representante, el manager de Juan Gabriel”, quien estaba al lado de su esposa Simona. Para el Gordo, “fue un problema la entrevista, porque este chico estaba llorando todo el tiempo. Y la verdad, creo que es una de las entrevistas más difíciles que he hecho en mi vida”. A una pregunta suya, según narró, acerca de cómo recordaba en la infancia suya a Juan Gabriel, Iván se echó a llorar, tanto que se tuvo que levantar y volver para la entrevista 20 minutos después”, contó.

“Lo más importante que dijo fue, con todo lo que está diciendo la gente, Juan Gabriel fue cremado porque lo pidió Juan Gabriel, no por otra razón”, dijo el popular conductor de programas y artista de la fotografía.

En lo publicado en el vídeo se revela que la familia quiso que los restos de Juan Gabriel fueran enterrados en Florida, pero que siguieron los deseos expresos del cantante, acerca de que sus restos descansaran en su casa de Ciudad Juárez.

Las cenizas de quien fuera uno de los más prolíficos compositores de Iberoamérica, el también cantante Juan Gabriel, llegaron el sábado a Ciudad Juárez, México, donde se le ha rendido homenaje.

Unas 40,000 personas salieron a las calles para esperar a que las cenizas cruzaran la frontera de El Paso, Texas a Ciudad Juárez, lugar donde Alberto Aguilera Valadez (nombre real de Juan Gabriel), vivió su difícil infancia y adolescencia.

El sábado pasado el cabildo local lo nombró “Hijo Predilecto de Juárez”, a pesar de no haber nacido allí, sino en un pueblito de Michoacán nombrado Parácuaro.

La comitiva fúnebre, proveniente de El Paso, con la urna con sus cenizas, llegó a la casa escoltada por policías en motocicleta, antes de la ceremonia religiosa.

Misa frente a su casa

El funeral de Juan Gabriel comenzó con una misa a las ocho de la noche, celebrada por el obispo de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, fuera de la que fue su vivienda situada en la Avenida 16 de Septiembre.

A lo largo de esta céntrica avenida se colocaron gradas, pantallas gigantes y se desplegó un importante operativo de seguridad, en el que participaron 1,500 policías.

Letreros, retratos, globos y flores llevados por sus seguidores formó parte de la congregación desde primeras horas de la mañana en las calles aledañas

la música tampoco faltó. Antes del homenaje cantaron canciones del artista como ‘Yo no nací para amar’ y ‘Querida’ y gritaban porras para Juan Gabriel.

Las cenizas llegaron a la vivienda en una urna de madera, y fueron recibidas por el gobernador del estado de Chihuahua, César Duarte, junto al alcalde de Juárez, Javier González, mientras los asistentes entonaron ‘Amor Eterno’ antes de que diera comienzo la misa.

Al lado de la urna habían 500 rosas blancas enviadas por Luis Miguel.

Según la agencia Efe, muchos mexicanos que viven en Estados Unidos cruzaron la frontera para asistir al homenaje. “Estamos acá para que el mundo sepa que amamos a Juan Gabriel. Él dejó algo en cada uno de nosotros”, dijo a Efe Tina Soto, quien desde la noche del viernes apartó un lugar privilegiado para despedir al cantante.

Los hijos del cantante salieron con la urna, que fue colocada en una caja de madera con paredes de cristal ubicada en el altar. La gente coreaba “Se ve, se siente, Juanga está presente”.

Después de una hora de celebración religiosa los familiares regresaron a la casa y para una ceremonia privada en la que colocaron la urna sobre la chimenea de la vivienda, que ahora se convirtirá en museo.

El homenaje concluyó con una verbena popular con una rica cartelera en la que figuraba el conjunto del propio Juan Gabriel.

Arrancó el grupo mariachi Mi Tierra, seguido por la Sonora Santanera, Anthropos y la Compañía de Danza Folclórica y la Orquesta Sinfónica Juvenil de Juárez, Rocío Banquells, Dulce, Aranza, Jerok, Eddy Valencia, Mayela Orozco y Zona Prieta.



Source: Farandula