Sabrina Román: "Fuimos mudando piel al pasar la tormenta"

SANTO DOMINGO. El rol del general José Román García (Pupo) de cara al ajusticiamiento del dictador Rafael Trujillo Molina ha estado en tela de juicio por cercanos al régimen y por gente vinculada al complot del 30 de mayo de 1961 que terminó con el tirano.

Román, que era secretario de las Fuerzas Armadas y estaba casado con Mireya García Trujillo, hermana del tirano, que tuvo noticias de lo que acontecería con la vida de Trujillo, fue acusado de traición por los familiares del dictador y sus serviles.

La huella que dejó el acontecimiento para los parientes de Román es contada por la escritora y poeta, Sabrina Román, una de sus hijas, en el libro “Nuestras lágrimas saben a mar”, que será presentado al público el próximo miércoles en el Banco Central.

“El interés que perseguí fue abrir las puertas para que los dominicanos entren a mi casa en esa época cuando se confirma la participación de mi padre en lo que ocurrió el 30 de mayo. Este libro no viene a aclarar nada, porque entiendo que es el tiempo el que se encarga de limpiar la imagen de las personas… quise recoger todos los episodios que vivimos. Mi madre era familia de Trujillo. Es un libro humano donde he tratado de ir limpiando mi corazón, liberándolo de rencores y resentimientos que pudieran tener los hijos de un hombre tan maltratado como fue mi padre”, reflexionó la poeta en visita a DL.

Recordó que tenía cuatro años de edad cuando sucedieron los acontecimientos. Desde ese momento su vida quedó marcada junto a los demás integrantes de la familia.

Sabrina Román, quien reside en la Florida, Estados Unidos, contó que en más de una ocasión intentó socializar a través de un libro la vivencia, cincuenta años después.

“Me tomó unos ocho años hacer este libro…y el gran dilema de si lo hago o no. Muchos de mis amigos escritores me decían que no podía hacer un libro que no estuviera marcado por el rencor o de grandes odios…simpre huí de eso. Cuando escribía un párrafo que me supiera a odio o a una descarga emocional negativa lo dejaba”, resaltó.

Nuestras lágrimas saben a mar” título de la obra despierta el apetito del lector.

“Libera la carga cuando uno puede colocar la ficha del rompecabeza, como intento en el libro de compartir los años de sufrimiento. La búsqueda de no herir a nadie cuando aclaro algunas cosas que se les atribuyeron a Pupo Román…Me coloqué en lado de la familia de mi padre, en la familia de mi madre cuando tomó una decisión que nos iba a tocar a todos, por encima de la libertad de un pueblo”, comentó.



Source: Farandula