"Se me hace más fácil conseguir un concierto en México o en Colombia"

SANTO DOMINGO. Lean este nombre: Carlos Vargas. De ahora en adelante es mucho lo que leerán sobre este joven músico dominicano, graduado del Conservatorio de Boston (que a partir de este año será una sola institución con el Berklee College of Music), y actualmente profesor de esa misma alta casa de estudios. Su importancia irá subiendo como alta espuma lenta.

El joven pianista dominicano, nacido en Santiago de los Caballeros, dirige Macondo Chambers Players, una agrupación de música especializada en un repertorio clásico de piano y quinteto de cuerdas. “Cuando creamos el grupo, la idea era tener el máximo número de músicos para poder hacer diferentes tipos de ensembles. En los conciertos de nosotros podrá ver que hay tríos, cuartetos, cuartetos de cuerdas separados, para varias. Y la idea es que mientras más se vaya haciendo conocido el grupo, podamos interpretar obras latinoamericanas. Ahora mismo estamos centrados en interpretar el repertorio estándar clásico”.

El profesor de piano secundario, música de cámara, y teoría musical, seleccionó el piano como su instrumento, porque siempre, desde pequeño tuvo uno de doble teclado en su casa, y se inició a eso de los cinco años en su propia casa. “Estudié en el Instituto de Cultura y Arte en Santiago, con profesores cubanos, que vinieron del Instituto Superior de Arte, según un convenio. A través de ellos fue que recibí una educación muy estricta, muy formal. Era como tener dos escuelas al mismo tiempo”, expresó a Diario Libre.

Vargas se fue a los 17 años a estudiar música a Estados Unidos. Le aceptaron en distintas instituciones, pero el Conservatorio ofreció una beca más completa. “Recibí una beca que se llama la Citryn, el apellido de la familia que donó el dinero que cubría mis estudios. Y esa beca la recibí durante seis años que estudié mi Licenciatura y mi Maestría”, explicó.

Para que se tenga una idea, al terminar la matrícula andaba por los 35 mil dólares al año. Él solamente pagaba el seguro médico y los costos de vivienda. “Me fui solo. Al principio apliqué para ver qué sucedía y tuve suerte”.



Source: Farandula