Chavismo y oposición se acusan de ser golpistas con un diálogo incierto

CARACAS. El chavismo y la oposición venezolana se lanzaron ayer mutuas acusaciones de fraguar un golpe de Estado desde sus respectivas trincheras políticas, un día después de que se anunciara el supuesto inicio de un diálogo entre los dos bandos con la mediación del Vaticano y de una comisión internacional.

El Gobierno acusó a la oposición de desarrollar un golpe desde la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de mayoría antichavista, mientras que, desde Cámara, se aprobó iniciar un proceso para determinar la responsabilidad política del presidente, Nicolás Maduro, en la “ruptura del hilo constitucional” en el país.

La supuesta ruptura democrática por parte del Gobierno de Maduro tendría que ver, según la oposición, con la suspensión, el jueves pasado, del proceso para activar un referendo para revocar al presidente por parte del Poder Electoral atendiendo a una solicitud de tribunales que a su vez responden denuncias del chavismo.

Mientras, dirigentes opositores negaron que el inicio del diálogo político sea el próximo 30 de octubre, como fue anunciado este lunes por el enviado del Vaticano, monseñor Emil Paul Tscherrig, y se han enfocado en llamar a los ciudadanos a participar hoy en una gran marcha, la “toma de Venezuela”, en protesta por la suspensión del referendo.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), monseñor Diego Padrón, aclaró que el diálogo no iniciará ese día, sino que esa cita servirá para “poner los puntos sobre la mesa”.

El dos veces candidato a la Presidencia y principal impulsor del referendo Henrique Capriles reiteró el llamado a la movilización y recalcó que la “toma de Venezuela” se extenderá hasta que se “restituya el hilo constitucional”.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha asegurado que el Gobierno domina todos los poderes a excepción del Legislativo y de ahí que se haya suspendido el camino para recortar el mandato de Maduro.

Bajo estos y otros argumentos, la oposición parlamentaria discutió y aprobó hoy en una sesión especial iniciar un proceso para determinar la responsabilidad política de Maduro en la “ruptura del hilo constitucional” en el país y acordó citarlo a comparecer en la Cámara el próximo 1 de noviembre.

Según el jefe de la bancada opositora en la AN, Julio Borges, la citación al gobernante es para que “responda todas las argumentaciones y acusaciones” presentadas en su contra y para que “demuestre que se somete a la Constitución y al Parlamento”.



Source: Noticias del Mundo