EE.UU. conmocionado por matanza de policías en una semana de furia racial

DALLAS. Estados Unidos era un país conmocionado este viernes ante el tiroteo que provocó la muerte de cinco agentes de policía en Dallas, al fin de una semana de furia a raíz de la violencia policial contra ciudadanos negros.

El único sospechoso abatido por la policía luego de la matanza del jueves en Dallas fue Micah Johnson, un negro de 25 años que carecía de antecedentes policiales y reservista del Ejército, que estuvo movilizado en Afganistán entre noviembre de 2013 y julio de 2014.

Johnson fue muerto al fin de un gigantesco cerco policial que incluyó el uso de un robot con explosivos.

La Casa Blanca indicó que los investigadores “descartaron públicamente” que el responsable haya tenido “algún tipo de conexión con una organización terrorista”.

En las infructuosas negociaciones para una eventual rendición, Johnson habría dicho a los agentes que no pertenecía a ninguna organización regular y que solo quería matar “policías blancos”.

“Nos dijo que estaba furioso con recientes tiroteos protagonizados por policías. Dijo que estaba furioso con personas blancas. Dijo que quería matar personas blancas, especialmente policías”, manifestó el jefe de policía de Dallas, David Brown.

El caótico tiroteo provocó también heridas a otras nueve personas: siete agentes policiales y dos civiles.

El estallido de violencia ocurrió en medio de una manifestación pacífica en el centro de Dallas en protesta por la muerte durante la semana de dos ciudadanos negros a manos de la policía en los estados de Luisiana y Minnesota.

La policía de Dallas informó que se realizó un allanamiento a la vivienda de Johnson en la cual “los detectives encontraron materiales para fabricar bombas, chalecos antibalas, fusiles, municiones y un diario personal de tácticas de combate”.

Ataque despreciable

En Polonia, donde se encuentra para una reunión de la OTAN, el presidente Barack Obama dijo que lo ocurrido en Dallas fue un ataque “salvaje, calculado y despreciable”, para añadir que “no hay una justificación posible a este tipo de ataques o cualquier tipo de violencia contra las fuerzas del orden”.

Ante el impacto de lo ocurrido en Dallas, el gobierno determinó este viernes que todas las banderas en reparticiones públicas sean izadas a media asta hasta el 12 de julio.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki moon, condenó “el asesinato de cinco agentes de policía”, pero también pidió una investigación “imparcial” sobre la muerte de los ciudadanos negros a manos de agentes.

De acuerdo con un vocero de Ban, los incidentes de la última semana “resaltan otra vez más la necesitad de abordar de manera completa la discriminación, incluyendo las desigualdades raciales”.

La tensión motivó a los aspirantes presidenciales Hillary Clinton y Donald Trump a cancelar sus eventos públicos este viernes. Clinton tenía previsto un acto junto al vicepresidente Joe Biden en Pensilvania, y Trump un mitín en Miami.

En un mensaje en Facebook Trump afirmó que se trató de un “ataque contra nuestro país, y denunció que se trató de un tiroteo que incluyó “ejecuciones”.



Source: Noticias del Mundo