El EI golpea un enclave kurdo del norte de Siria y causa más de 40 muertos

DAMASCO. El grupo terrorista Estado Islámico (EI) cometió hoy un atentado con un camión bomba en Qameshli, la “capital de facto” de la autoproclamada administración autónoma kurda en Siria, donde al menos 48 personas murieron y decenas resultaron heridas.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el ataque tuvo como objetivo un edificio del Organismo de Defensa y el de Justicia, perteneciente a la autoproclamada administración autónoma kurdosiria.

La misma fuente informó de un segundo estallido en un almacén de combustible, que alimentaba un generador eléctrico que proporcionaba corriente al lugar donde se ha registrado el ataque.

La televisión oficial siria rebajó el número de fallecidos a 44 y agregó que hubo decenas heridos.

La cadena estatal explicó que un coche bomba y una motocicleta cargada con explosivos fueron detonados en dos rotondas en el barrio este de la urbe, situada cerca de la frontera con Turquía y en el norte de la provincia nororiental siria de Al Hasaka.

El dirigente kurdo Abdelkarim Omar, responsable de Relaciones Exteriores del enclave kurdosirio de Al Yazira (en Al Hasaka), donde se localiza Qameshli, dijo a Efe por teléfono que “los destrozos han sido inmensos”.

Una de las explosiones “fue perpetrada con un vehículo con una carga importante de explosivos en la calle principal de la ciudad, en una zona muy comercial y residencial”, subrayó.

Omar no quiso especificar si el blanco del ataque fue alguna institución de la administración autónoma kurda, y remarcó que “sólo había civiles en el área”.

Tras el atentado, “las ‘Asayish’ (fuerzas de seguridad kurdosirias) han reforzado las medidas y han erigido puestos de control en zonas próximas a los estallidos”, dijo Omar.

El EI no ha tardado en reivindicar este atentado a través de la agencia de noticias Amaq, vinculada a los radicales.

En dos comunicados, publicados en internet y cuya autenticidad no se pudo comprobar, Amaq afirmó que un suicida detonó un camión bomba contra una agrupación de edificios de “las unidades kurdas”, que incluía el Organismo de Defensa, del Interior, de Relaciones Públicas y un centro de reclutamiento.

En una segunda nota, la agencia de noticias de los extremistas habló de “cientos de muertos y heridos en una operación de martirio contra una agrupación de bases de las unidades kurdas en Qameshli”.

Qameshli es la “capital de facto” de la administración autónoma kurdosiria, que ha declarado un sistema federal y que comprende las regiones de Afrin y Kobani, en el norte de la provincia de Alepo (noroeste); Al Yazira, en Al Hasaka; y Tel Abiad, en Al Raqa (noreste).

Estas áreas están bajo el control de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición armada kurdo árabe que recibe el respaldo de EE.UU. y que actualmente acorrala al EI en Manbech, uno de los bastiones principales de los radicales en Alepo.

En un vídeo difundido en internet el comandante en jefe de las “Asayish”, Yuan Ibrahim, aseguró que el atentado en Qameshli ha sido la respuesta de los yihadistas al asedio que sufren en otras partes de Siria por parte de las FSD.

Ibrahim destacó que Qameshli no se rendirá, porque es “la capital política, militar, civil y cultural de la revolución en Siria y de Royava”, como los kurdos denominan las áreas de su administración autónoma.

Las “Asayish” mostraron un vídeo en su página de Facebook, donde se veían los grandes daños materiales ocasionados por los estallidos, con edificios completamente derrumbados, vehículos calcinados y numerosos escombros en la calle.

Este es el mayor atentado que se ha producido en esta población desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011.

En diciembre pasado, dieciséis personas perecieron y treinta resultaron heridas por dos ataques con explosivos contra sendos restaurantes en pleno centro de la localidad, cuya autoría se atribuyó el EI a través de la agencia Amaq.

Susana Samhan



Source: Noticias del Mundo