Justicia egipcia anula la cesión de dos islas a Arabia Saudita

EL CAIRO. El Consejo de Estado egipcio, la máxima jurisdicción administrativa, anuló el martes una decisión gubernamental de ceder dos islas egipcias en el mar Rojo a Arabia Saudita, un acuerdo que había desatado una gran polémica.

La cesión de las islas Tiran y Sanafir, anunciada por el gobierno durante la visita a El Cairo del rey Salman de Arabia Saudita en abril pasado, indignó a la opinión pública y provocó manifestaciones contra el gobierno del presidente Abdel Fatah Al Sisi.

El fallo del Consejo de Estado “anula la firma del representante del gobierno egipcio” en el acuerdo de demarcación de fronteras marítimas firmado en abril pasado por ambos países, dijo a la AFP un magistrado de esta institución.

El veredicto indica que las islas Tiran y Sanafir son “egipcias”, concluyó el juez que requirió el anonimato.

El fallo “significa que los dos territorios son egipcios” y “no pueden ser cedidos”, dijo a la AFP Jaled Ali, el abogado que presentó la demanda contra el acuerdo.

Ali, una figura de la oposición de izquierda, compartió en su página Facebook el veredicto, que explica que “las dos islas forma parte del territorio egipcio y tienen que seguir bajo la soberanía de Egipto”.

El gobierno apelará la decisión, reaccionó el ministro de Asuntos Legales y del Consejo de Diputados, Magdy al Agaty.

El acuerdo preveía en particular la cesión a Arabia Saudita de las islas Tiran y Sanafir, situadas estratégicamente en la entrada del golfo de Aqaba.

La entrega de las islas desató la ira de muchos egipcios que salieron a la calle para protestar contra Al Sisi.

La policía dispersó rápidamente las manifestaciones y más de 100 personas fueron encarceladas por participar en estas concentraciones. En mayo, un tribunal de apelación anuló las penas de 47 personas condenadas a cinco años de cárcel, aunque les mantuvo la multa de 10.000 euros.

Arabia Saudita es uno de los principales apoyos de Al Sisi, cuyo gobierno reprime cualquier oposición desde que destituyó en julio de 2013 al presidente islamista democráticamente electo Mohamed Mursi.

El reino saudita inyectó miles de millones de dólares en ayuda directa e inversiones en la maltrecha economía egipcia.

‘Vender’ las islas

Los sectores críticos del gobierno acusaban a Al Sisi de “vender” las isla al reino saudita a cambio de las inversiones multimillonarias que el rey Salman prometió durante su visita.

Cuando el polémico acuerdo fue decidido en abril, las redes sociales egipcias reaccionaron con clamor, burlándose al mismo tiempo del gobierno.

“¡Acércate, acércate amigo! La isla está a 1.000 millones, las pirámides a 2.000 millones, y de regalo te llevas dos estatuas”, ironizaba en Twitter el célebre humorista Basem Yusef.

Para ciertos egipcios, las dos islas tienen ante todo una importancia simbólica, por estar ligadas a las cuatro guerras entre Egipto e Israel. Situadas estratégicamente a la entrada del golfo de Aqaba, permiten controlar el acceso al puerto israelí de Eilat gracias al estrecho de Tiran.

En respuesta a las críticas y las protestas, el gobierno egipcio había dicho que esas dos islas pertenecían a Arabia Saudita, que en 1950 había pedido a Egipto que las protegiera.

Para el gobierno, el acuerdo de cesión se basa en un decreto presidencial del expresidente Hosni Mubarak, derrocado en 2011 por una revuelta popular, y que había validado la transferencia de las dos islas informando de ello incluso a Naciones Unidas en 1990.

por Tony GAMAL-GABRIEL



Source: Noticias del Mundo