OTAN acuerda refuerzo militar en el este pero apuesta por dialogar con Rusia

VARSOVIA. Los líderes de la OTAN acordaron hoy desplegar cuatro batallones multinacionales en Polonia y las tres repúblicas bálticas como principal medida de refuerzo militar en el este de Europa frente a Rusia, con la que la Alianza quiere mantener en todo caso abiertos los canales de diálogo.

“Mantenemos nuestro interés en mantener el diálogo con Rusia. Rusia no debe ser aislada”, advirtió el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa al término de la primera jornada de la cumbre de la OTAN, en la que se formalizaron decisiones para continuar “el mayor refuerzo de la Alianza desde la Guerra Fría”.

En concreto, se emplazarán unos 4.000 efectivos en cuatro batallones en Polonia, Estonia, Letonia y Lituania, liderados por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Alemania, respectivamente.

EE.UU. ha confirmado el año próximo el envío de 1.000 militares a Polonia, el Reino Unido de 500 a Estonia y de 150 a Polonia, y Dinamarca 250 sin precisar destino, mientras que España ha dicho que detallará próximamente su aportación, que según fuentes aliadas consistirá en elementos de apoyo a los batallones.

Además, Francia aportará una compañía al batallón en Estonia (que después rotará a Lituania), Noruega una compañía en Lituania (donde también habrá efectivos del Benelux), Rumanía una compañía a Polonia y Holanda y Portugal sendas compañías a Lituania, en tanto que Polonia asegurará militares en los bálticos y Bulgaria, Italia y Croacia enviarán igualmente efectivos, según las mismas fuentes.

Los cuatro batallones “son un elemento más en nuestro esfuerzo para reforzar el flanco oriental de la OTAN”, dijo Stoltenberg, quien añadió que se suman a “la fuerza de acción rápida, el aumento de maniobras, a la mayor actividad de nuestras bases, el incremento de los suministros militares en la región y la mayor coordinación de nuestras fuerzas” ya emprendidos por la Alianza.

Los líderes aliados dieron asimismo luz verde al emplazamiento de una brigada multinacional en Rumanía, compuesta principalmente por efectivos rumanos y búlgaros.

En paralelo, declararon la capacidad operacional inicial del sistema de defensa de misiles balísticos, de manera que los navíos estadounidenses con base en España, el radar en Turquía y la sede del interceptador en Rumanía “pueden ahora trabajar juntos bajo el mando y control de la OTAN”.

“Lo que hacemos es enteramente defensivo, un escudo frente a ataques de fuera del área euroatlántica”, comentó Stoltenberg.

Indicó que los embajadores aliados explicarán a su homólogo ruso en el Consejo OTAN-Rusia previsto para el día 13 en Bruselas las medidas adoptadas hoy.

Stoltenberg destacó la fuerte inversión de Rusia por modernizar su defensa en los últimos años y que ha utilizado “la fuerza militar contra una nación soberana en Europa, violando la integridad territorial y soberanía de Ucrania”.

“Por eso hemos ampliado nuestra presencia en la parte este de la Alianza”, resumió, si bien recalcó que el diálogo abierto con Rusia permitirá “evitar incidentes que puedan escapar de control”.

Los aliados también impulsaron hoy una nueva era de colaboración con la Unión Europea mediante la firma de una declaración para cooperar más en seguridad marítima, ciberdefensa, amenazas híbridas o consolidación de capacidades de defensa en países terceros.

En lo tocante a la Alianza acordaron mejorar sus estrategias ante amenazas cibernéticas y guerra híbrida.

Esta primera jornada de la cumbre también estuvo marcada por la expectativa creada por la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea, una medida que Stoltenberg consideró que “no cambiará” la posición de liderazgo de ese país en la Alianza.

El primer ministro británico, David Cameron, aseguró que aunque su país salga de la UE “no va a dar la espalda a Europa ni a la defensa y seguridad europeas”.

Por otra parte, el vicesecretario general de la OTAN, Alexander Vershbow, presidió una Comisión OTAN-Ucrania de ministros de Exteriores en la que destacó que la Alianza contempla avanzar en la colaboración con el Gobierno georgiano “dentro del contexto de aumento de la tensión en el mar Negro y en el flanco suroriental”.

Los aliados acordaron incrementar el apoyo a Georgia en formación (incluyendo la posibilidad de impulsar un proyecto de fondo fiduciario) y las comunicaciones estratégicas, y para desarrollar su defensa y vigilancia aéreas.

Rosa Jiménez



Source: Noticias del Mundo