Uno de los países más pobres del mundo intentó romper el récord mundial de la parrillada más grande

HARARE. Zimbabue intentó batir el récord de la mayor barbacoa del mundo con más de doce toneladas de carne que cientos de zimbabuense pudieron disfrutar en la capital, mientras el país vive una grave crisis de escasez de alimentos que le ha obligado a decretar el estado de emergencia.

A pesar de que anoche se cocinaron más de 12.000 kilos de carne a la brasa, Zimbabue no logró batir el récord mundial, que actualmente está en manos de Paraguay con una barbacoa de 28 toneladas de carne celebrada en 2008.

El evento ha recibido numerosas críticas debido a su extravagancia, especialmente en un país donde las agencias humanitarias calculan que unos tres millones de personas -cerca del 25 % de la población- están en riesgo de hambruna por la grave sequía que afecta al país.

De hecho, a principios de este año, el presidente, Robert Mugabe, declaró el estado de emergencia después de que la sequía provocada por El Niño acabara con gran parte de las cosechas y pusiera en alerta a los 60 distritos rurales del país.

Ante las numerosas críticas, los organizadores del evento aseguraron que entregarán la misma cantidad de carne que se consumió durante esta gran barbacoa a dos hospitales de la capital afectados por la crisis económica.

Uno de ellos, el Hospital Central de Harare, emitió ayer un comunicado en el que aseguró que ha tenido que suspender algunas operaciones quirúrgicas debido a la escasez de medicamentos.

Las fiestas extravagantes suelen ser motivo de polémica en este país africano, especialmente las que organiza cada año el presidente zimbabuense para su cumpleaños.

En la de este año, que se celebró unos días después de que Mugabe declarara el estado de emergencia y pidiera ayuda a la comunidad internacional para comprar alimentos, el mandatario se gastó unos 800.000 dólares -según cálculos de la oposición- en una fiesta por todo lo alto en la que se sirvieron más de cinco toneladas de carne entre los invitados. EFE



Source: Noticias del Mundo