Yemen vive sus últimas horas de tregua, entre acusaciones de incumplimiento

SANÁ (YEMEN). La tregua de 72 horas entre las partes en conflicto en el Yemen finaliza esta medianoche local, entre las acusaciones de ambos bandos de haber violado este cese de las hostilidades en varias ocasiones, aunque la disminución de la violencia ha posibilitado la entrega de ayuda humanitaria.

Pocas horas después del inicio de la tregua, tanto los rebeldes hutíes y sus aliados como la coalición árabe liderada por Arabia Saudí se lanzaron acusaciones mutuas sobre violaciones al alto el fuego.

Hoy, en un comunicado difundido por la agencia oficial saudí de noticias SPA, la alianza denunció 205 violaciones en territorio saudí y 692 en el Yemen.

En el país vecino, las violaciones de la tregua por parte de los hutíes se registraron en Maareb (oeste), Shebua (sureste), Taiz (sur), Al Dalaa (sur), Heya (noroeste), Al Yuf (noroeste), Sanáa, Al Baida (centro) y Aden (sur).

Ayer, la televisión yemení, que emite desde la capital saudí, dijo que los rebeldes hutíes lanzaron tres misiles contra la ciudad de Maareb, donde se concentra el ejército gubernamental. Sin embargo, esos misiles fueron interceptados por la coalición árabe, añadió el canal.

La cadena señaló, además, que la alianza bombardeó la batería de misiles, situada entre Saná y Maareb, donde fueron lanzados esos

cohetes. Además, la ONG Coalición Yemení para el Registro de Violaciones de Derechos Humanos informó la noche del pasado jueves sobre al menos 125 incumplimientos de la tregua por los rebeldes hutíes y sus aliados en las primeras diez horas del alto el fuego.

Por otra parte, la agencia Saba, controlada por los rebeldes hutíes, indicó que la coalición árabe bombardeó el distrito de Al Metún, en Al Yuf, lo que causó la muerte de una persona. Agregó que en esa zona había enfrentamientos entre los rebeldes y miembros del Ejército yemení.

Pese a las acusaciones, la violencia se ha reducido considerablemente, como afirmó ayer el enviado de la ONU para el Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed, que calificó de “frágil” la tregua, aunque reconoció que, en general, se estaba manteniendo.

El portavoz de la Oficina de Coordinación de Asistencia Humanitaria (OCHA) de Naciones Unidas, en Saná, Zeid Alaia, dijo hoy a Efe que su organización ha logrado hacer llegar hasta el momento quince convoyes de ayuda a la ciudad de Taiz, asediada desde hace un año por los rebeldes y una de las más castigadas por la violencia.

“Esperamos que un cese de hostilidades por un periodo más largo nos permita llegar a zonas a las que no hemos podido llegar en el pasado” añadió Alaia.



Source: Noticias del Mundo