Alegría

El 1 de agosto ¡Oh, agosto!; se celebra el Día Mundial de la Alegría.

Esto desde el año 2010, por iniciativa del colombiano Alfonso Becerra, en un Congreso de Gestión Cultural que se desarrolló en Chile.

En estos días en que la expresión más común de alegría, la que se brinda y la que reluce desde cerca o lejos; ¡la sonrisa!, se ha tornado un evento casi íntimo, por culpa de las molestosas, pero necesarias mascarillas.

Por suerte, en el rostro de la gente se puede percibir por el brillo de sus ojos, cuándo está pasando por un estallido de alegría, y ni se diga de la contagiosa risa.

Una vez que uno escucha, piensa o pronuncia la palabra alegría, de inmediato le llega a la mente felicidad; pero no, la felicidad es un estado de bienestar prolongado, la alegría es como esa veloz chispa fugaz que salta del fogón y viaja en el espacio para extinguirse, unas veces en el aire, otras posiblemente en el cuero cabelludo o en la piel de alguien produciendo como una aguda punzada, con la misma velocidad con la que iniciara su viaje.

Niñas del Batey Copeyito. Diario Libre Foto: Eddy Vittini

En estos tiempos, y a pesar de las sobradas razones para llorar que de una u otra forma nos acorralan a todos, aún queda espacio para sonreír, queda espacio para permitirnos estar alegres. Esto me recuerda la canción “Luz Azul”, de la banda colombiana de rock alternativo: Aterciopelados. En un fragmento de ese tema se escucha cantar a Andrea Echeverri: “Si el pelo le han tomado/ Si su rectitud han doblado/ Si con la copa rota la boca le ha sangrado/ Ay, si se pone peluda la cosa, recuerde, la vida es color de rosa/ El cielo es azul/ El espacio está lleno de luz…”

Y justamente hoy se nos ha ocurrido reunir distintas fotografías, realizadas en tiempo y espacios distantes, como una humilde forma breve de documentar la ALEGRÍA.



Source: Noticias