Ambiente de expectación en la Policía Nacional en la víspera del 16 de Agosto

SANTO DOMINGO. A poco más de una semana para el 16 de Agosto, fecha en la que tradicionalmente se espera que el Poder Ejecutivo emita decretos designando funcionarios públicos, cambiando de funciones a otros que ya están dentro del tren gubernamental o destituyéndolos, en la Policía Nacional se respira un ambiente de expectativa ante la posibilidad de que el director general de ese cuerpo sea sustituido.

Fue el pasado miércoles 3 de agosto cuando el director general de la Policía Nacional, Nelson Peguero Paredes, cumplió un año en el cargo, en el que fue designado mediante el Decreto 234-15, lo que significa la mitad del tiempo máximo de permanencia en este, según la Ley Orgánica de la institución 590-16 promulgada recientemente, sin embargo, muchos entienden que podría ser sustituido.

El propio manejo dado desde la dirección a las informaciones relativas a la nueva legislación ha matizado el ambiente interno en la Policía, lo que ha generado posiciones encontradas en torno al futuro de la institución con la aplicación de las disposiciones que establece.

La pieza ha provocado que muchos agentes se sientan desmotivados de continuar en las filas, principalmente por las restricciones para realizar otras actividades remuneradas acostumbradas entre sus miembros, en las cuales dicen perciben más beneficios económicos y mejores condiciones de trabajo.

Rumores internos

Aunque las normas institucionales limitan la promoción de aspiraciones al puesto, el rumor interno señala que al menos los nombres de cuatro oficiales superiores que ocupan altas posiciones de mando se barajan como sustitutos en una eventual destitución del director general de la Policía.

Una de las principales motivaciones que tendría el presidente de la República, Danilo Medina, para disponer de un cambio en la dirección policial, de acuerdo a oficiales de la uniformada, es que en tres ocasiones ha sido necesario iniciar o incrementar programas de Patrullaje Mixto entre agentes policiales y militares por instrucciones precisas del jefe de Estado, para enfrentar la delincuencia y la criminalidad en el país.

El más reciente de esos anuncios se produjo el pasado 10 de junio, en el Palacio Nacional cuando, de acuerdo al teniente general Máximo William Muñoz Delgado, ministro de Defensa, fueron enviados a las calles 3,600 militares para patrullar. La dirección de la Policía introdujo cambios en sus principales dependencias, que incluyeron a sus divisiones regionales y departamentos.

Se recuerda que en una reunión del presidente de la República con los altos mandos militares y policiales, el procurador general de la República Francisco Domínguez Brito, y los ministros de Interior y Policía, José Ramón Fadul, y de la Presidencia, Gustavo Montalvo, se dispuso adicionar mil 350 militares a los que acompañaban a la Policía en las labores de patrullaje.

Sumado a esos anuncios se han producido otros de distintas autoridades que incluyen al propio director de la Policía que ha revelado el incremento en el número de agentes que patrulla. Le ha sido ampliamente criticado el criterio de aplicar el “perfil sospechoso” para detener a ciudadanos durante las requisas que hacen sus agentes.

Esas medidas también han sido motivo de debates y consideradas por muchos como desesperadas y adoptadas ante la falta de planes específicos para garantizar la seguridad ciudadana.

Avances

La gestión de Peguero Paredes tiene el mérito de haber estructurado por primera vez un Plan Estratégico Institucional por varios años (2016-2020) para perseguir objetivos; la instalación de un novedoso Sistema de Recepción de Denuncias y las gestiones de un Sistema automatizado de control de personal.



Source: Noticias