Dos hombres se suicidan y otro muere electrocutado

SANTO DOMINGO. Dos hombres supuestamente se suicidaron, uno se ahogó y otro falleció electrocutado en diferentes circunstancias en las provincias Santo Domingo, La Romana, El Seibo y Monte Plata, reportó la Policía.

El primero de los fallecidos es Enrique Hernández, de 74 años, quien residía en el sector Sabana Perdida, de Santo Domingo Este, y murió a causa de asfixia mecánica, según el diagnóstico del médico legista actuante.

El cadáver fue hallado colgando en su habitación por su hijo, David Enríquez Hernández Catalino, de 45 años, quien informó a las autoridades el hecho.

Según la Policía, Hernández Catalino declaró que su progenitor se quitó la vida porque estaba depresivo, debido a su ceguera y a que fue diagnosticado con una enfermedad terminal.

En La Romana, las autoridades investigan el fallecimiento de Carlos Manuel Báez Reyes, de 47 años, quien murió a causa de intoxicación por sustancia química, según el diagnóstico del médico legista.

La Policía dice que, según las declaraciones de su sobrino, Rafael Alexander Báez, de 20 años, él y su tío se encontraban en su residencia, ubicada en el sector Quisqueya de la referida provincia, cuando su pariente le informó que se sentía mal, ya que se había bebido un té de rábano y sábila.

Dijo que al revisar el envase se percató que en el mismo había herbicida, por lo que lo trasladó de inmediato al hospital Doctor Francisco A. Gonzalvo, donde murió mientras recibía atenciones médicas.

También en la piscina de un hotel, ubicado en el distrito municipal Pedro Sánchez, de la provincia El Seibo, fue sacado el cadáver del ciudadano haitiano Papo (a) Ticute, de 34 años, quien murió a causa de asfixia por ahogamiento.

De acuerdo al informe preliminar las autoridades fueron informadas sobre el hallazgo del cadáver, por lo que se presentaron y realizaron las pesquisas correspondientes, agrega la uniformada.

Mientras en el municipio Bayaguana, de la provincia Monte Plata, murió el señor Longino Javier, de 50 años, a causa de electrocución, según el diagnóstico del médico legista actuante.

Sus dos hijos, Dani Javier y Yohan Daniel Javier, dijeron que su padre se encontraba tumbando palma real para los cerdos con una vara, la cual hizo contacto con un alambre del tendido eléctrico, circunstancia en la que recibió la descarga que le quito la vida.

Los cadáveres fueron enviados hacia al Instituto Nacional de Patología Forense, y a las oficinas regionales del INACIF, en San Pedro de Macorís, respectivamente, para los fines de necropsia mandatorios.



Source: Noticias