La importación de habichuelas "se come" a la producción nacional

SANTO DOMINGO. Junto a las lluvias y la mosca blanca, que amenazan constantemente a los productores de habichuela del país y que de manera eventual pueden hacerles fracasar su producción, ese sector tiene a un enemigo latente que paulatinamente les va quitando “terreno” en el negocio.

Su enemigo se llama importación, que según el presidente de la Asociación de Productores Agrícolas de San Juan de la Maguana, Manuel Matos, ha provocado que la siembra se reduzca en un 50% en los últimos años.

“San Juan ha ido perdiendo su capacidad de producción de habichuela, y por tanto de abastecer la demanda nacional. Hasta hace pocos años, aquí se producía entre un 60% o 70% de las habichuelas que consumía el país y el 80% de todas las semillas que demandaban los agricultores nacionales, pero eso se ha ido perdiendo sobre la base de las grandes exportaciones masivas que se vienen realizando de manera sistemática” apunta Matos, que advierte que en la actualidad, quizás lleguen a suplir el 30% del consumo nacional.

Según los datos que maneja, de enero 2015 a junio 2016 se importaron 1,533,119 quintales de habichuelas para consumo. “Y eso es sencillamente mortal para la producción nacional, porque nosotros no podemos competir en precio con los productores norteamericanos, de donde viene el 90% de las habichuelas”, dice.

Indica que de 225 mil tareas que se llegó a sembrar, el año pasado apenas llegaron a unas 125 mil.

Las estadísticas que publica el Ministerio de Agricultura indican que para el año 2015, el consumo nacional de habichuelas fue de 1,407,010 quintales, mientras la producción local apenas llegó 594,088 quintales, de las que se exportó 184,759, equivalente al 31% de la producción. La importación fue de 997,681 quintales.



Source: Noticias