López Rodríguez culmina 35 años de labor pastoral frente a Arquidiócesis SD

Santo Domingo. Tras treinta y cinco años como pastor de la iglesia católica y ser uno de los religiosos más influyente de la República Dominicana, Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, sale oficialmente este sábado del Arzobispado de Santo Domingo.

Su ida deja un gran hueco que llenar y que reconoce su sucesor, el obispo Francisco Ozoria Acosta, al señalar que será “un gran desafío” sustituir a López Rodríguez, por su fortaleza, su entrega incondicional a su ministerio y por la complejidad que envuelve a la Arquidiócesis de Santo Domingo.

De decisiones firmes, fuerte carácter y defensor acérrimo de la vida y la familia, el arzobispo emérito libró múltiples batallas contra el aborto y los matrimonios entre personas de un mismo sexo. Además fijó posiciones regias contra la corrupción, el narcotráfico, la inseguridad y los políticos entre otros temas de interés nacional.

Pese a que desde el 4 de julio pasado cesó en sus funciones de arzobispo, Monseñor López Rodríguez sigue siendo el cardenal de República Dominicana, título que ostenta de por vida. Hasta hoy se mantenía dirigiendo la Arquidiócesis en calidad de Administrador Apostólico.

López Rodríguez fue entronizado arzobispo metropolitano de Santo Domingo el 15 de noviembre de 1981, hasta el pasado 4 de julio cuando el papa Francisco designó en su lugar a monseñor Ozoria Acosta.

Durante su gestión fueron creadas seis vicarias episcopales, 165 nuevas parroquias, se ordenaron a 137 presbíteros diocesanos y 42 religiosos, así como a 100 diáconos permanentes. Se constituyeron 59 nuevas casas de religiosas, la mayoría de nuevas congregaciones en el país.

Asimismo, dejó con su sello 58 centros de formación, cinco seminarios, 120 escuelas y parroquias, 60 centros de salud, 16 guarderías infantiles y 6 hogares de ancianos entre otras obras de bien social. NC



Source: Noticias